La salud de tu perro, de 1 a 8 años de edad

Aquí encontrarás lo que necesitas saber sobre la salud de tu perro a medida que Madura de 1 año a 8 años de edad: Salud del perro adulto:

  • Salud preventiva. Incluso si tu perro luce en forma, visita a tu veterinario una vez al año para que le haga una revisión. La mayoría de los problemas de salud son abordados de manera más sencilla y menos costosa si los detectamos en etapas tempranas. Aún mejor, tu veterinario puede detectar problemas que tú podrías pasar por alto. También es muy importante que mantengas al corriente la cartilla de vacunación de tu mascota.
  • Control de pulgas y otros parásitos: Junto con las vacunas esto es una parte muy importante de la medicina preventiva, hoy en día existen muchas opciones para el control de pulgas y parásitos internos, tu veterinario es pieza clave para encontrar el producto que más se ajuste a las características y necesidades de tu perro.
  • Dieta. Tu mascota necesita los alimentos adecuados para lograr una salud óptima. Verifica con tu veterinario sobre los ajustes en el tipo y cantidad de alimento que come tu perro.
  • Cuidados dentales. Si no lo has hecho a la fecha, crea el hábito de cepillar diariamente los dientes de tu perro. El sarro puede convertirse en un problema que no solo afecta a la boca, también puede causar fuertes estragos en los riñones y el corazón. Cepillar los dientes de tu perro, puede parecer difícil, pero en realidad no lo es una vez que esto se convierta en rutina. En la tienda de mascotas encontrarás cepillos de dientes y dedales, así como también pasta dental para tu mascota.
  • Control de peso. El tener control sobre el peso de tu perro es muy importante, el sobre peso o la obesidad pueden afectar gravemente su salud. Normalmente el alimento no es el principal culpable de esta situación. Son las golosinas o los alimentos para humanos que tu mascota consume entre sus comidas. A medida que envejece tu perro, se vuelve menos activo, lo cual puede contribuir a ganar peso y una serie de otros problemas (diabetes, artritis y problemas respiratorios, por ejemplo).